CAPÍTULO II: DE LAS CONDICIONES PARA LA ADMISIÓN

Art.3

Para ser admitido como hermano es requisito indispensable ser católico práctico, de vida honesta y buenas costumbres, cumpliendo los preceptos Dominical y Pascual. La solicitud de ingreso se hará por escrito; en su vista, la hermandad resolverá sobre ella en votación secreta, siendo necesario que obtenga las dos terceras partes de votos de hermanos presentes. La hermandad es absolutamente libre para admitir o no; no está obligada a dar razones o motivos de sus fallos.

Art.4

Las cuotas de ingreso serán: hasta los catorce años, 5 pesetas; de catorce años en adelante 10 pesetas.

Art.5

Las cuotas serán: diez pesetas los menores de catorce años y 25 pesetas de catorce en adelante. Es potestativo de la hermandad cambiar las cuotas cuando lo crea oportuno. Los pagos deberán ser efectivos para el primer Domingo de Cuaresma.

Art.6

Las esposas de los hermanos se consideran hermanas sin necesidad de pago alguno. Las que no sean esposas pagarán  10 pesetas anuales.

 

CAPÍTULO I                                                                                           CAPÍTULO III