CAPÍTULO VII: DE LAS JUNTAS

Art.32

Habrá dos Juntas Generales y las de Directiva que sean necesarias.

Art.33

La primera Junta General será el día en que se celebre la función, cuyo objeto primordial será tratar la admisión de nuevos miembros. La segunda General será el día de la Asunción, en la cual se presentarán las cuentas y nombramientos de cargos. (La subasta de banzos, cetro y guión se hará en la primera)

Art.34

En todas la Juntas Generales y Directivas, se llevará con toda seriedad la discusión, no permitiendo a ningún hermano alusiones personales que puedan provocar incidentes.

Las discusiones serán dirigidas por el Hermano Mayor que presida, quien cuidará sean metódicas, razonables y ceñidas al asunto de que se trate, sin consentir diálogos entre hermanos, en cuyo caso podrá suspender o retirar el uso de palabra al que una vez amonestado desoyese sus avisos.

Art.35

Cuando las circunstancias lo requieran se someterá a votación de los presentes. En caso de empate decidirá el Hermano Mayor que presida, salvo cuando ejerza este derecho el Señor Cura Párroco.

 Art.36

Siempre que un número de diez hermanos soliciten junta Extraordinaria se concederá ésta, si lo piden por escrito detallando los asuntos a tratar.

Art.37

No se celebrará Junta General en primera convocatoria sin que haya al menos quince hermanos.

Y en segunda convocatoria con los que asistan.

Art.38

El hermano que faltare a los deberes del Reglamento será sancionado  incluso con la expulsión, si la falta es grave. El que sea Expulsado de la misma no podrá exigir cantidad alguna.

Art.39

Caso de no verificarse la procesión, se devolverá a los hermanos la mitad del importe de la subasta de sus respectivos banzos y bandera. Se considera verificada la Procesión desde el momento que la imagen haya franqueado las puertas del templo.

Art.40

A todo hermano que lleve treinta años en la hermandad y justifique su pobreza, se le dispensará de pagar la cuota anual, y a los que no estando necesitados hayan cumplido sesenta y cinco años o justifique algún impedimento, se le dispensará de la asistencia a las procesiones y entierros, si así lo solicita la directiva. Gozarán de todos sus derechos.

Art.41

El hermano que deba una anualidad o cantidad equivalente a la misma por cualquier concepto, quedará suspenso de sus derechos desde la fecha en que debió hacer el pago por tres meses y transcurridos estos sin haber hecho efectivos sus descubiertos, será dado de baja definitivamente.

Art.42

El que satisfaga sus deudas quedará nuevamente reintegrado a la hermandad con los mismos derechos y deberes.

 

CAPÍTULO VI                                                                                        CAPÍTULO VIII